dijous, 7 de juliol de 2011

la vida

"(Pero la vida, la vida, era otra cosa. Otra cosa desesperadamente cierta, otra cosa que él había conocido y no podía recuperar. La vida no se tomaba en serio ni en broma, la vida era como era, para cada uno. El sol traía la vida, todas las madrugadas, a los aleros, a las ventanas, a las conciencias, y la vida se ignoraba, la vida no se conocía, la vida era una mentira inmensa, incomprensible.)
Él se quedó solo, mirando hacia la tierra."

Ana M. Matute, Los hijos muertos

1 comentari:

Coralet ha dit...

Quasi hem escrit l'apunt al mateix temps :) Jo anava a escriure també un fragment d'un llibre, però al final, he amollat paraules :)

Un beset